Categories Cartel, Cine, Diseño Gráfico, Ensayo "ex-press"

RAFAEL LÓPEZ CASTRO

CANOA, Semiótica y retórica del Diseño Gráfico.

Diseño de cartel: Rafael López Castro
Director: Felipe Cazals
Guión: Tomás Pérez Turrent

Sería imposible deconstruir el cartel de la presente película sin referenciar a esta, sin embargo, el objeto de análisis será el cartel, por lo que argumentaremos poco acerca de la maravilla que representa Canoa.

CANOA, 1975. Felipe Cazals

LA PELÍCULA
(ESTO SÍ SUCEDIÓ, 15 de Septiembre de 1968)

Así es como comienza la obra del maestro Cazals:

“Cinco empleados de la Universidad Autónoma de Puebla fueron linchados esta noche por mas de 2000 habitantes del pueblo de San Miguel Canoa, al ser tomados por estudiantes; 4 de ellos perecieron, otro se encuentra gravemente herido. Los cinco empleados habían ido de excursión a esa población donde pensaban salir al Cerro de la Malinche, cuando se dirigían a ese lugar fueron atacados por los habitantes armados de machetes y palos, habían sido confundidos con estudiantes de la Universidad de Puebla y se decía que pretendían colocar una bandera roja negra en la iglesia del lugar. Los muertos son: Julian González, Roberto Rojano, Jesús Carrillo y Ramón Gutiérrez; el herido Miguel Flores Cruz, está internado el la cruz roja de esta ciudad. Hubo otros lesionados entre los mismos agresores. A las 00:40 hrs el pueblo continuaba en desorden, los cuerpos de los empleados de la universidad de puebla quedaron destrozados y hasta ahora no ha sido posible identificarlos.”

A continuación inicia el desfile de soldados en marcha en contraposición con la marcha exigiendo justicia por parte del pueblo mexicano que lleva los ataúdes cargando sobre las avenidas principales de la ciudad, pareciera que chocarán, sin embargo, no sucede. Aspecto que sería interpretado por Ibargüengoitia como una exoneración al ejercito de la matanza, dejando de lado cualquier tipo de crítica al autoritarismo de estado. Seguramente Cazals pretendió lo anterior señalando al villano pueblo, pero Ibargüengoitia trató de lavar de alguna forma los posteriores hechos del asesinato de estado ocurridos en Octubre del mismo año. Es indudable que la atmósfera bélica y fascista se respiraba ya desde muchos meses antes a la matanza de Tlatelolco y después de esta en El Halconazo de 1971.

Corte directo a un film (blanco y negro) que registra las muertes en Canoa, donde se presentan los créditos. (Mucho antes que el afamado estilo de Oliver Stone), lo cual refuerza el tinte documental del film.

Comienza una voz en Off, perteneciente -por cierto- a Juan Manuel López Moctezuma, otra leyenda del cine mexicano, mientras Cazals va del paisaje a la pobreza y Moctezuma describe al pueblo de San Miguel Canoa como una aldea principalmente analfabeta y pobre.

Cartel para la película CANOA

EL CARTEL

Denotación: “radica en el significado que tienen los signos explícitamente”.

Acerca del Arcángel Gabriel

En griego significa ¨La fortaleza de Dios¨. Normalmente lleva el papel del MENSAJERO DE DIÓS.


Y el Señor le dijo a Gabriel: «Proceded contra los bastardos y los réprobos, y en contra de los hijos de fornicación; y destruid a los hijos de la fornicación y a los hijos de los Vigilantes de entre los hombres y a la causa que persigan: enviadlos los unos contra los otros para que puedan destruirse mutuamente en la batalla, porque no se prolongarán sus días»


Así la figura central utilizada por el maestro Castro tiene sus bases en lo anterior, pues fue la Iglesia quien convocó al pueblo de Canoa a la matanza de los “comunistas”. Podemos observar que es la espada del Arcángel Gabriel quien ejecutó el asesinato y desmembramiento de los empleados de la universidad de Puebla. Vemos el coraje y odio en los ojos del Arcángel (Fig. A), diametralmente opuesto a sus múltiples representaciones, y quien fuera el encargado de frustrar a Lucifer. Es por esto que se representa como un ángel vestido con armadura romana amenazando con su espada (o lanza), a un demonio, en una tarea de tintes bélicos con la iglesia por bandera. Él sería personaje importantísimo en el juicio final, cuando la justicia se aplica desde el cielo. No existe piedad, ni arrepentimiento en su vuelo por los cielos de CANOA, título que cuenta con enorme presencia dentro de la composición, acompañado de la sentencia que nos persigue: “Memoria de un hecho vergonzoso”.

Connotación: “Abarca la dimensión retórica del signo, nos lleva a una función metalingüística y poética del signo; un significado menos directo pero más enriquecido”, analicemos sus figuras.

La tensión de la composición gráfica del cartel nos dirige de inmediato a la ALEGORÍA a la violencia (Fig. B), a la sangre y al filo de la espada, recordemos que en occidente este es el punto de mayor tensión por excelencia y las lecturas suelen comenzar a partir de esta posición. La espada tuvo trayectoria precisa (Figura de MOVIMIENTO), conocía su objetivo y ya ha impartido justicia puesto se derrama hacía el pueblo de CANOA y toma vuelo para un nuevo corte.

La lectura del cartel me lleva hacía aquello que se esconde de entre la armadura y las ropas del Arcángel (Fig. C), Lucifer que mediante la PARADOJA concilian por su diferencia, ofreciendo un nuevo significado a la figura de Gabriel que lleva en su corazón el signo de pesos ($), en franca EVOCACIÓN a los intereses de la iglesia. Ambos elementos (El dinero y la iglesia) son las fuerzas que guían el coraje y ajusticiamiento de la espada que mueve el brazo derecho del Justiciero enviado por Dios. Es la diestra la ejecutora, lo SINIESTRO surge (como diría Rilke), de aquello que no podemos soportar, aquello que es necesario develar; del horror, lo brutal y lo doloroso:

“¿Quién, si yo gritara, me escucharía entre las Órdenes de los ángeles? Y si supuestamente alguno me estrechara de repente contra su corazón, yo sucumbiría ante su existencia más poderosa. Pues la belleza no es nada
sino el comienzo del horror, de lo que apenas podemos soportar
y, si lo admiramos, es porque imperturbable desdeña
destruirnos. Todo ángel es horroroso.”

De allí, de ese lugar que “apenas” vemos nace Satanás, es el mal engendrado PARADÓJICAMENTE en el bien.

Existe una especie de HIPÉRBOLE en la exageración de la violencia y en la exagerada presencia de la figura de Gabriel, tiene por objetivo conducir lo verosímil del mensaje hasta sus últimas consecuencias. “Que quede claro que fue la iglesia villana y asesina”

Como diseñador-comunicador, considero a la METÁFORA y a la EVOCACIÓN dos de las figuras más poderosas dentro de la retórica de la comunicación gráfica. Es es precisamente la EVOCACIÓN (Fig. D), quien nos remite al títere, a esa figura inerte que cobra vida mediante la manipulación sin que haya posibilidad, ni capacidad de consciencia de que es manipulado: La mano que corta, la que sostiene al decapitado y los píes, son manejados “desde arriba, desde el cielo”, desde un plano invisible que se refuerza con la interacción religiosa de los signos. “La SINÉCDOQUE representa una cosa mediante la otra, cuando esta segunda cosa se encuentra incluida en la naturaleza de la primera, el signo sustituyente debe formar parte del signo sustituido”. Así, ese diálogo mental que surge de lo que no vemos queda intrínsecamente relacionado con lo que vemos, con su naturaleza, con su esencial. Con lo divino.

Continuado la lectura del cartel, podemos observar como la mano izquierda (siniestra -Fig. E), sostiene la cabeza sangrante y decapitada de quien representa en la película a uno de los empleados de la universidad, nos muestra, nuevamente, mediante múltiples EVOCACIONES a la Nota Roja, al amarillismo y al periodismo sensacionalista, mediante un alto contraste que deja ver un rostro que señala a su victimario, al culpable, con un gesto incrédulo y retador cuasi IRÓNICO sin llegar a la mofa, más bien, oponiéndose a la supuesta “justicia divina”.

Por último el título CANOA, donde Gabriel aterriza sus píes, lo habita y la sangre derramada lo cubre y que contiene en una máscara al tumulto de pueblerinos de CANOA, SAN MIGUEL CANOA es su pueblo, esa turba de gente perdida entre sombras, sin identidad, sin piedad, sosteniendo antorchas y palos en un alto contraste iluminado en forma contraría al de la víctima, La Luz ilumina desde la derecha, al contrario de la que alumbra al decapitado. Nuevamente se EVOCA a la fotografía amarillista, a un pueblo obscuro lleno de odio, bendecido por la sangre derramada por el enviado De Dios.

CANOA, MEMORIA DE UN HECHO VERGONZOSO

🙂


Encontrar o conocer la obra de Rafael López Castro es, actualmente, difícil. Su trabajo ha sido multipremiado, pero dudo que haya recibido premio mayor que el corrido popular que le compusieron en su tierra natal, Degollado, Jalisco, 1946. Una copia original de CANOA fluctúa entre los 200 y 300 euros, una copia restaurada no está lejos de esto, si algún día la ves por ahí persígnate, igual, la gente pensará que es por el Arcángel Gabriel.

Obtuve el mío como un préstamo que duró buenos años, sólo un día lo contemplamos juntos, gracias por todo a ti que dejaste lo conservara, como tantos recuerdos, siempre estará conmigo.

Tuve oportunidad de conocerlo junto a otros grandes del diseño, quizás después escriba acerca de ese día, cuando el diseño estaba por encima de lo inmediato.

Maestro Rafael López Castro

Del rancho «el laurel»
Share

Your comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *